Archivo de la etiqueta: ANABEL CARRASCO

RESEÑA LITERARIA DE “LA REBELIÓN DE PENÉLOPE” EN EL PERIÓDICO “EL MUNDO”

Hoy el periódico EL MUNDO ha publicado un magnífico artículo sobre mi novela #LarebelióndePenélope firmado por la periodista Bel Carrasco Salvador. Un auténtico lujo que deseo compartir con vosotros. Mil gracias, Bel Carrasco Salvador, por haberte fijado en mi obra, entrevistarme y dedicarle ese espléndido artículo.
LITERATURA
Cuando el amor es un tóxico:
Dolores García analiza las secuelas del desamor en su tercera novela ‘La rebelión de Penélope’.
La novela “habla de la vida tal y como se presenta tras la represión y desamor”.
Por, BEL CARRASCO, Valencia, 23/08/2016 
 14718655165874

                             Una pareja se aleja tras una discusión. EL MUNDO

 Novela negra, romántica, erótica, thriller… El mercado editorial clasifica los títulos para facilitar la selección del lector, pero a veces autores se rebelan contra estas rígidas etiquetas. Así lo hizo Dolores García en su tercera novela, La rebelión de Penélope (Editorial Versátil), ganadora del Premio Letras del Mediterráneo 2016 concedido por la Diputación de Castellón, con una dotación de 10.000 euros.
«Es una novela con todos los ingredientes que ha requerido la historia que cuenta», dice García. «No se la puede clasificar en un género concreto. Es la vida tal y como se nos presenta y nos desborda cuando nos abrimos a ella tras un periodo de represión y desamor».
Penélope trabaja en una notaría de Castellón, ha pasado la barrera de los cuarenta, tiene una hija veinteañera que la ignora y atraviesa una profunda crisis personal. Descubre que ya no ama a un marido que la ha mantenido anulada durante más de veinte años. Una mañana despierta junto al cadáver de su mejor amiga y, a través la investigación criminal dirigida por el inspector Santiago Ramírez, reconstruye su vida y los motivos que la han conducido hasta una encrucijada vital.
«Es una historia de búsqueda de la propia identidad, de dignidad, de miedo a la soledad, de nuevas oportunidades, de hundimiento y resurgimiento», explica García. Los protagonistas, Penélope y el inspector Santiago Ramírez, están inmersos, de diferente manera, en relaciones tóxicas y adictivas que les anulan y les impiden ser felices. Penélope dará un paso crucial en su vida rompiendo con un matrimonio de veinte años que la anula. Esta decisión pondrá en marcha un efecto dominó en todos los que la rodean y sacará lo mejor y lo peor de cada uno de ellos.
García eligió Castellón de la Plana y localidades próximas como Peñíscola, Benicàssim y Oropesa para ambientar su historia, «porque necesitaba ubicar a la protagonista en una ciudad española de tamaño medio», comenta. «La historia de Penélope no es la de una heroína, sino la de una mujer normal y corriente de hoy en día. Una situación que atraviesan muchas mujeres en localidades donde el anonimato de las grandes urbes no es posible y tiene un gran peso la crítica social. Además, en la provincia de Castellón hay lugares fácilmente evocados por el lector, como la inconfundible silueta del castillo de Peñíscola y sus callejuelas, el Desierto de Las Palmas, en Benicàssim, con un viejo convento dominico derruido, ideales para las escenas de acción y suspense de la novela».
La elección del nombre, Penélope, tampoco es casual. «La Penélope de la Odisea que esperó durante 30 años que regresara su marido, Ulises, representa a la mujer pasiva que espera a que le hagan feliz, que no busca su propia identidad, sino que existe en la medida que sirve a los demás como esposa, madre o hija», explica García. Mi Penélope toma las riendas de su vida. Pero esto tiene riesgos y los va a sufrir hasta descubrir por qué cae en relaciones adictivas y consigue liberarse definitivamente de ellas».
Éste es su tercer título tras El secreto de Monna Lisa y La reina del azúcar, que se desarrolla en Melilla a principios del siglo XX. «Creo que mi estilo narrativo ha ido depurándose y volviéndose más ágil y ligero. Aunque conserve un ritmo y estilo propios que hace que me reconozcan mis lectores».
Según García, que la mujer sea la principal consumidora de ficción no es una cuestión de género sino de educación. «A la mujer se le ha reprimido en todos los campos de la realidad y la imaginación ha sido su refugio. La literatura está íntimamente ligada a la imaginación. Se convierte en una realidad en la mente del lector gracias a ella y en una vía de escape de la realidad y una catarsis de emociones. Por otro lado, a los varones se les ha reprimido la manifestación, incluso el sentimiento, de las emociones y los han dirigido hacia ‘cosas importantes’. Se les ha educado para identificar emoción con debilidad. Quizás por ello han estado más orientados a géneros no emotivos, en principio, como la ciencia-ficción, la novela negra y, en cierta medida, la histórica».
Sobre el panorama literario opina que «está transformándose a demasiada velocidad y no da tiempo a que se asienten obras de calidad y se den a conocer entre los lectores. El mercado literario está dominado por la oferta abrumadora de nuevos títulos y de modas de género literario, que no por la demanda, que es mucho más lenta. Creo que debería corregirse ese desajuste y dejar de ser un monstruo que devora a sus propios hijos», concluye Dolores García.
http://www.elmundo.es/comunidad-valenciana/2016/08/23/57bae2c922601d79448b4606.html